Posteado por: santivajal | junio 11, 2009

Enseñanza en museos de ciencia.

Reseña investigativa: ¿Qué papel tienen las visitas escolares a los museos de ciencias en el aprendizaje de las ciencias? Una revisión de las investigaciones

 1.     Referencia bibliográfica:

Jenaro Guisasola y Maite Morentin; 2007; ¿Qué papel tienen las visitas escolares a los museos de ciencias en el aprendizaje de las ciencias? Una revisión de las investigaciones; Barcelona; Revista de la investigación y experiencias didácticas, enseñanza de las ciencias; Vol. 25; Nº3; Nov.; pág. 401-414

 2.     Ubicación topográfica:

Artículo Nº7, Centro de Documentación de la Facultad de Educación de la Universidad de Antioquia.

 3.     Contenido del texto: 

Problema de la investigación 

El problema de la investigación radica en la necesidad de implementar una nueva estrategia pedagógica y didáctica, como es las visitas a los museos, para la enseñanza de las ciencias, ya que por medio de estos los alumnos interactúan socialmente, a través de aprendizajes colaborativos en donde se evidencien dos aspectos sumamente importantes en todo ciclo de aprendizaje del estudiante; en primera medida, aprender a través de la exploración que incluye curiosidad y juego; y en segunda medida aprender los fenómenos naturales que incluye actividades guiadas, instrucciones y explicaciones. 

Las visitas a los museos normalmente se enmarcan en contextos no formales, ya que permite interacciones con el mundo real, lo que en el contexto escolar no se evidencia; es por esto que lo que se busca es que las escuelas, incluyan dentro de su pedagogía y metodología de enseñanza, los contextos no formales con el fin de que se pueda generar un aprendizaje pertinente, eficaz y duradero. 

El aprendizaje de las ciencias en contextos no formales, las actividades -que ocurren fuera del aula-, son voluntarias y por ende no son evaluadas, sin embargo estas sirven para complementar el aprendizaje que se desarrolla al interior del aula. 

Los contextos no formales con las experiencias de aprendizaje que se generan allí, enriquecen la ciencia escolar al ésta hacerse partícipe en los aspectos de la vida cotidiana, pues así se deja atrás el carácter artificial de la enseñanza de las ciencias utilizado en los métodos tradicionales, evitando que el conocimiento de las ciencias no se limite a lo que se aprende en la escuela, ya que de esta manera las oportunidades de aprendizaje de los estudiantes se verían igualmente limitadas. 

Objetivos:

Analizar las investigaciones sobre el aprendizaje logrado en visitas escolares a museos de ciencias.

  • Examinar el debate actual sobre el papel educativo que tienen las visitas escolares a los muesos de ciencias en el aprendizaje de las ciencias.
  • Centrar la propuesta de investigación de la enseñanza de las ciencias en contextos no formales, sobre ciencia, tecnología y sociedad de ambiente (CTSA) y sobre naturaleza de la ciencia (NC).
  • Realizar una propuesta de integración de los contextos no formal y formal dentro del currículo, para lograr una complementariedad de ambos.
  • Impulsar al profesorado para que tenga en cuenta en sus programaciones curriculares de aula las vistas a los museos y centros de ciencias.
  • Comprobar la influencia del contexto en los aprendizajes de los estudiantes desde las interacciones con los museos de ciencias.
  • Evaluar el efecto conjunto de la acción escolar con las visitas a museos y centros interactivos de ciencias.

 Metodología:

 Esta investigación se baso en el análisis de otras investigaciones y/o estudios en relación a las visitas a museos y centros de ciencias, donde se utilizaron como instrumentos de recolección de información: encuestas, que aunque de carácter cuantitativo hicieron parte de la investigación, gracias a la flexibilidad que permitía el enfoque; entrevistas semiestructuradas y estructuradas, mapas conceptuales, cuestionarios de imágenes, pre y post-visita, diálogos informales, grabaciones, análisis de informes y observaciones directas para esto se tuvo en cuenta la participación de estudiantes y profesores de diferentes grados.

 Teniendo en cuenta lo anterior, se puedo llegar a la conclusión de que la investigación tomó como rumbo investigativo el enfoque histórico hermenéutico, logrando a un metaanálisis, de carácter cualitativo, ya que se  permitió una práctica flexible, pues el investigador logró romper con los esquemas tradicionales basados en la educación formal; además facilitó la producción teórica del investigador luego de analizar e interpretar la realidad.

Para el desarrollo de este estudio se tuvo en cuenta que el aprendizaje de los estudiantes desde este campo es propiciado por dos aspectos importantes: el primero es la metodología de la visita y el segundo es la metodología que se desarrolle en el contexto no formal, en este caso, los museos de ciencias, puesto que estos factores son los que determinan si el aprendizaje es eficaz y duradero, y por ende significativo, en la medida en que los estudiantes se impregnen y hagan suyos  los conocimientos  al darles un alto grado de significación; por tanto, el enfoque en el que actualmente se desarrolla la metodología de los museos ha ido cambiando, desde un enfoque socio-científico y conductista, hacia un enfoque sociocultural y constructivista.

Numero de población

Objetivo

Autor

150 niños de 8 a 9 años

Que aprendían y como lo hacían

Tuckey (1992)

Niños de 8 a 9 años

Formación y desarrollo de modelos mentales

Gilbert y Priest (1997)

Niños de 16 años

Que aprenden (visitas UD relacionada)

Henrikens y Jorde (2001)

157 Niños de 9 a 11 años

Potencial educativo de una exhibición  con enfoque basado en modelos.

Falcao (2004)

Niños de 11 a 12 años

Como se da el aprendizaje en contextos no formales

Anderson y Ginns (2000-2003)

Profesores

Papel del profesorado en la visita y en su preparación.

GIffin y Symington (1997)

Nota: Durante la investigación no se especifica que tipo de población se utilizo en los otros estudios analizados, como son los casos de: Lucas (1986) (2000), Feher y Rice (1992), Talisayon (1998),Salmi (2003), Petersen (2003), Pedrettu (2004) y Lemelin y Benzce (2004).

 Resultados y conclusiones:

Lo que se considera formal o no formal, no es el aprendizaje, sino el contexto en el que éste se da.

  • La mayoría de las investigaciones analizadas, indican que en este tipo de educación no formal, los aspectos actitudinales y procedimentales favorecen el aprendizaje, más que el aspecto conceptual; sin embargo, este último no se debe dejar de lado para la planeación de la visita, ya que es necesario definir los objetivos de cada uno de estos tres componentes.
  • Con el fin de que se pueda obtener un buen aprendizaje en la visita, es necesario que los ideas previas del alumno sean adecuadas, para que éste pueda contrastar así sus ideas alternativas con las nuevas que le llegan; de igual manera estas ideas deben ser familiares para el niño.
  • La visita a los museos, no solo favorece a los estudiantes regulares, sino también a aquellos con alguna clase de dificultad de aprendizaje, ya que en la interacción con los equipos y compañeros incrementan la motivación.
  • Los museos al crear ambientes que estimulen el aprendizaje y motiven hacia la ciencia, generan en ellos actitudes positivas e interés por el aprendizaje de ésta.
  • El enfoque en el que se desarrollan las actividades propuestas en los museos de ciencias han pasada de una postura inductivista hacia una postura constructivista, que le permite al estudiante construir significados propios a través de la contrastación de sus ideas previas con el nuevo conocimiento.
  • Es necesario capacitar al profesorado de ciencias de habilidades y conocimientos necesarios desde el campo pedagógico y didáctico, en relación con los procesos de enseñanza-aprendizaje en contextos no formales, para diseñar adecuadamente las visitas a centros y museos interactivos de ciencias y producir de esta manera en los estudiantes aprendizajes significativos, en los aspectos afectivos, procedimentales, cognitivos y sociopersonales.
  • Las visitas a centros y museos de ciencias sirven como enlace entre el conocimiento escolar (currículo) y el no forma (alfabetización científica); esto exige la cooperación mutua entre los educadores de museos, el profesorado y los investigadores en enseñanza de las ciencias.

 4.  Postura crítica: 

La propuesta investigativa que presentan Jenaro Guisasola y Maite Morentin (2007),  se enmarca principalmente en una formación en contextos formal y no formal, en donde estos se unan para lograr en los escolares un aprendizaje eficaz y duradero. 

Para esto se debe hacer una revisión a la forma de cómo en el currículo se incluye la enseñanza en contextos no formales, pues sólo se tiene en cuenta en el plan de estudios la enseñanza de tipo formal dentro del aula de clase; esto se logra sólo si logran integrar los dos contextos en el proceso de enseñanza-aprendizaje, haciendo replicable lo que se ve al interior del aula, con lo que el estudiante pueda experimentar fuera de ella.

Es por esto que la investigación sobre la enseñanza de las ciencias ha centrado su atención en la importancia del análisis de la naturaleza del aprendizaje en contextos de aprendizaje no formal de las ciencias, destacándose allí salidas de campo, paseos escolares, zoológicos, jardín botánico, y en nuestro caso visitas a museos y centros interactivos, posibilitando así el aprendizaje individual de los estudiantes, ya que se da una interacción directa con el medio, propiciando un trabajo desde la realidad.

Centrándonos en las visitas a centros y museos interactivos de ciencias, podemos decir, que gracias a la evolución en sus metodologías y su enfoque investigativo, desde una postura conductista hacia una constructivista, se logran generar aprendizajes más valiosos, que permiten que se interrelacionen más fácilmente con los conocimientos en el interior del aula, teniendo en cuenta que en el aula también se deben estar renovando los métodos tradicionales, orientándose hacia una postura en el que la enseñanza de las ciencias se dé desde lo conceptual, actitudinal y procedimental.

 Actualmente los centros y museos de ciencias están orientados y atravesados por una relación ciencia-tecnología y sociedad-ambiente (CTSA), dejando atrás las antiguas concepciones en las cuales estaban basados estos: aprendizajes teóricos, análisis de leyes y principios universales, escasa interactividad, etc., dando paso a una mayor relación con el mundo de hoy y del futuro, logrando que se den experiencias relevantes para el aprendizaje de los estudiantes.

 Frente a las implicaciones didácticas que tienen las visitas a los centros y museos interactivos en el aprendizaje de las ciencias, Henriksen y Jorde (2001), afirman que éstas visitas logran disminuir los errores conceptuales que en los alumnos se generan; pero no ocurre lo mismo con estudiantes que poseen preconcepciones muy marcadas, debido a que no logran realizar una contrastación entre sus ideas previas y los nuevos conocimientos, por lo que Salmi (2003), aduce que se debe aprovechar la motivación que se genera en los estudiantes para que esto no suceda, por lo que se necesita desarrollar programas que influyan más en la calidad que en la cantidad del aprendizaje adquirido en estas visitas.

 En cuanto a la función del profesorado, Gilbert y Priest (1997) afirman que “los profesores deben tener en cuenta la construcción social del conocimiento”, considerando de relevante importancia la interacción social, en relación a esto, Griffin y Symington (1997), dicen que “hay que proporcionar al profesorado materiales y actividades para facilitarles la planificación de la visita”


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: