Posteado por: santivajal | junio 11, 2009

EL MAESTRO EN FUNCIÓN DE PADRE.

EL MAESTRO EN FUNCIÓN DE PADRE.

(Análisis del filme “Los Coristas”)

 

Luego de que los niños experimentan la influencia educativa en su entorno familiar y a través de el,  de su medio social y cultural, son puestos bajo la autoridad de la escuela y los maestros, encargados de la formación de la vida subjetiva de los niños y de establecer una relación afectiva en el cual el acento esta puesto en el niño, en su actividad, en la movilización, la sustitución y el limite del deseo puesto por la madre en el entorno familiar, logrando convertir así a el maestro en la figura paterna para el niño cuando pone dicho limite.

 

Ejercer la función de “maestro” supone interpretar el papel de padre ausente y precisamente esa era la función de los maestro encargados del “orfanato – reformatorio” y/o escuela correccional Fond de L’Etang hacer las veces de padres y no solo al establecer el limite que en dicha función corresponde aplicar sino también en la manera en como buscaban civilizar al sujeto, ello si tomamos en cuenta que el limite es lo que civiliza al sujeto y que el sujeto es en tanto civilizado si se relaciona con el limite y esto es precisamente la labor del maestro en la escuela porque si se llegara a quitar dicho limite no hay sujeto civilizado sino un loco perverso que solo quiere gozar.

 

El maestro al establecer el limite nombra al sujeto como un sujeto de deseo y no como objeto de fabricación y desarrolla en el un proceso de subjetivación a través de los mecanismos que la cultura, el hogar y la misma escuela han creado para no hacer otra cosa que limitar y cumplir así con lo que consiste el proceso de subjetivación y estructuración del sujeto.

 

Para llevar a feliz término el proceso de subjetivación del cual se viene hablando el maestro necesitaba también una fuerza instintiva que le permitiera afrontar con firmeza a los amenazante jóvenes y por tanto una actitud de autoridad que demuestra justamente su papel en función de padre y verse como representante de ley logrando la diferenciación existente entre la función madre y padre.

 

El maestro debe aplicar tal esquema deteniéndose en el justo momento, antes de caer en la sensiblería, en triunfalismos emocionales, en recompensas vanas o en castigos maniqueos. Ejemplo de ello es el maestro Mathieu el cual obtiene unas victorias no con recompensas de largos y emotivos aplausos, ni homenajes ni paseos en hombros sino con trabajos a sus alumnos desde la firmeza, rigor y respeto.

 

Finalmente Mathieu inicia un nuevo proceso de subjetivación y limitación al cumplir una de las primeras funciones como padre en una sociedad donde sus estructuras están siempre presentes mediante la institución familiar (Rifflet-Lemaire 1971), al otorgarle a Pépinot un lugar en dicha constelación.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: